China prohíbe el uso de CPU Intel y AMD en PC gubernamentales

China prohibió el uso de procesadores Intel y AMD en PC gubernamentales en una lista oficial de soluciones locales, alegando que era una medida para evitar violaciones de la privacidad. Además, el Gobierno también aconseja a las administraciones regionales que eviten en la medida de lo posible el uso de Microsoft Windows como sistema operativo y opten por soluciones no estadounidenses.

Al parecer, la medida es una respuesta a los embargos comerciales estadounidenses respecto a la exportación de tecnologías a China, principalmente en el segmento de la IA.

Aunque, por ahora, las restricciones se limitan a las CPU de los sistemas gubernamentales, NVIDIA tiene un mercado fuerte en China y la prohibición genera una advertencia sobre posibles bloqueos más amplios en el futuro.

Anticipando nuevos bloqueos

El gobierno estadounidense ha estado invirtiendo fuertemente para buscar la independencia de los mercados asiáticos en el campo de los semiconductores. Los bloqueos de exportación, que también citan problemas de seguridad de la información, son un reflejo de que el país quiere reducir las relaciones comerciales con China en un intento de influir en las naciones aliadas para que sigan el mismo camino.

De este modo, además de crear un aislamiento comercial, hasta cierto punto velado, EE.UU. alienta simultáneamente a las empresas nacionales de semiconductores a conquistar clientes potenciales en regiones económicamente alineadas. Sin embargo, este movimiento ha llevado al gobierno chino a invertir en soluciones internas, tanto para hacer avanzar su industria como para independizarse de estas relaciones internacionales.

En el campo de la IA, que está en pleno auge, algunos fabricantes chinos ya han comenzado a lanzar chips propietarios para servidores. En el caso del software, Huawei, blanco constante de las restricciones en el sector de las telecomunicaciones, desarrolló su propio sistema operativo como alternativa al Android de Google, para incluirlo en sus smartphones, además de contar con sus propias CPU Kupeng 920.

De este modo, prohibir los chips Intel y AMD en los PC oficiales podría ser, esencialmente, un primer intento de forzar la adopción masiva de alternativas locales, para evitar un estancamiento de la industria china antes de que se aprueben nuevas restricciones externas.