5 procesadores AMD más icónicos y populares

AMD es una de las empresas más grandes del sector tecnológico, principalmente porque es la única que todavía opera de manera competitiva en el sector de CPU nacional. A pesar de haber entrado en el mercado después de Intel, AMD ha contado con varios procesadores sumamente icónicos a lo largo de su historia, creando verdaderos hitos que impulsaron la competencia y el avance de la informática personal.

Con eso en mente, el canaltech enumeró 5 de los procesadores más conocidos y relevantes en la historia de AMD, justificando por qué tuvieron, y siguen teniendo, tanto éxito.

5. Am286

Cuando Intel lanzó la arquitectura x86 con el Intel 8086, también comenzó a otorgar licencias a otros fabricantes, quienes eran libres de implementar sus propias características y especificaciones. El primer fruto de estas licencias para AMD fue el Am286, un procesador derivado del 80286 de 16 bits (iAPX 286) anunciado en 1982 y lanzado en 1984.

A pesar de ser efectivamente un clon del procesador Intel, desde su primera CPU AMD ha invertido en aportar sus propias ideas y mejoras al proyecto. En el caso del Am286, su mayor ventaja fueron sus frecuencias de funcionamiento considerablemente más altas.

Mientras que el 286 tenía frecuencias de 5, 6, 8 y 12,5 MHz, las versiones más simples de AMD comenzaban en 12 MHz, con implementaciones posteriores de 16 y 20 MHz, casi el doble que el modelo más rápido de Intel. La hazaña fue impresionante precisamente porque el diseño y la distribución de pines de los dos chips eran esencialmente los mismos.

También cabe mencionar que el primer Am286 de 20 MHz se fabricó en un proceso de 1,5 μm (micrómetro) y trabajó con voltajes de 2,89 W, y al año siguiente la empresa redujo la litografía a 0,8 μm, bajando los voltajes de operación a 1,7 W sin reduciendo frecuencias.

4. Am486

Otros competidores también obtuvieron licencias de chips Intel, pero no siempre pudieron entregar proyectos verdaderamente relevantes. Esto se debe a que no todos se mantuvieron al día con los avances en instrucciones y aceleradores integrados, y a menudo optaron por soluciones patentadas en chips separados.

La generación i486 marcó un hito para el mercado de procesadores, ya que tanto Intel como AMD comenzaron a implementar coprocesadores aritméticos integrados en el propio procesador. Esto permitió reducir las latencias e incorporar instrucciones más complejas en los conjuntos ISA32, facilitando la programación de software más robusto.

Sin embargo, más que actuar en igualdad de condiciones, el AM486 DX4-100 tenía frecuencias de 100 MHz, superiores a las del Intel DX2-66 de 66 MHz, y costaba relativamente menos. Otra diferencia es que el chip AMD fue uno de los primeros en traer 8 KB de memoria caché L1 integrada en el procesador, acelerando el direccionamiento de procesos que hasta entonces dependían del caché más lento de las placas base.

A partir de entonces, los productos AMD empezaron a ganar mucho más espacio en el mercado, ofreciendo una competencia real y no sólo un clon más barato de las soluciones Intel.

3.AMD K6

El AMD K6 es el procesador más vendido en la historia de AMD y posiblemente el más popular. Lanzado en 1997, fue un sucesor directo del K5, lo que lo convirtió en el segundo procesador AMD desarrollado íntegramente internamente. Aunque no era una CPU x86 con licencia, competía directamente con el Pentium MMX, incluyendo aceleradores para conjuntos de instrucciones MMX.

Otra ventaja es que también utilizaba el Socket-7 del Pentium, lo que la hacía intercompatible con placas base de la competencia, pero considerablemente más barata. Además, mientras que el Pentium MMX solo tenía 32 KB de caché L1, el AMD K6 tenía 64 KB, 32 KB para datos y 32 KB solo para instrucciones.

Con frecuencias equivalentes de 66 MHz en el Front Side Bus y configuraciones de 166, 200 y 233 MHz, el doble caché del K6 garantizaba un rendimiento que podía superar al Pentium MMX hasta en un 50%, prácticamente empatando con el Pentium II 233.

2. AMD Athlon

Prácticamente todo lo que consiguió el K6, el K6-2 decepcionó, no porque fuera malo, sino porque no presentó un salto considerable de rendimiento respecto a los Pentium II y Pentium III. Para responder a la evolución de Intel, AMD lanzó el Athlon, o K7, en 1999, con frecuencias originales de 500 MHz en su versión de lanzamiento y 1 GHz en la actualización del K75.

Más que las altísimas frecuencias, que eso sí, eran tremendamente destacables, el Athlon inició la generación de procesadores AMD con sockets propietarios. Técnicamente, el anterior Super Socket 7 ya no era compatible con las CPU Intel, pero aún soportaba chips de Cyrix, por ejemplo.

A partir del Slot A, y posteriormente del Socket A 462, las placas base AMD solo soportaron los procesadores de la serie Athlon, que duró prácticamente hasta 2018, durante casi 20 años. El primer Athlon mantuvo el estándar de ofrecer memorias caché separadas para datos e instrucciones, originalmente con 128 KB (64+64), pero también tenía 512 KB de caché L2.

Además de las instrucciones MMX, 3DNow! y SSE desarrollado por Intel, AMD se adelantó por primera vez en su historia a la competencia con el estándar x86-64, el primer conjunto de instrucciones de 64 bits para CPU domésticas. Naturalmente, los avances a lo largo de dos décadas han ido mucho más allá de las frecuencias y las instrucciones, con un fuerte componente en el avance de la litografía.

El primer Athlon se produjo originalmente en nodos de 250 nm, y el último, ya en microarquitectura Zen y precursor de Ryzen, en 14 nm, favoreciendo enormemente la optimización energética y la escalabilidad de frecuencia, con el Athlon 3000G, de 2019, alcanzando los 3,5 GHz.

1. AMD Ryzen

Evidentemente, lo más destacado de esta lista son las CPU Ryzen, que prácticamente obligaron a toda una serie de avances en varios frentes en el sector de los procesadores para PC. Mientras que hasta entonces las evoluciones sólo implicaban aumentos de frecuencia y optimizaciones arquitectónicas, AMD casi siempre caía en el valor. grupo de productos económicos, con Intel casi siempre liderando los gráficos en términos de rendimiento.

Los recuentos de núcleos estuvieron prácticamente estancados en hasta cuatro núcleos físicos y ocho subprocesos durante casi una década en las CPU de gama alta, y los incrementos de reloj eran cada vez menos significativos. Como resultado, la ganancia de rendimiento entre generaciones fue mínima y el factor decisivo a la hora de construir una PC era casi siempre el precio.

La llegada de los primeros Ryzen en 2017, conviviendo con las últimas generaciones de Athlon, trajo ya 4 núcleos físicos en el Ryzen 3 1200, el procesador más básico y de gama de entrada. En los segmentos más avanzados, las configuraciones saltaron a 6 núcleos y 12 hilos en el Ryzen 5 1600 y 8 núcleos y 16 hilos en el Ryzen 7 1700.

Mientras tanto, el Intel Kaby Lake de séptima generación todavía estaba apegado a los 2 y 4 núcleos estándar sin hyperthreading en el i3 y el i5, y solo el i7 ofrecía un recuento de 4 núcleos y 8 subprocesos. A partir de Ryzen, la nueva métrica para aumentar el rendimiento dejó de ser ganancias sutiles en frecuencias y comenzó a buscar una combinación de núcleos, subprocesos, consumo de energía y otras mejoras subyacentes, estableciendo a la empresa que comenzó a licenciar los procesadores Intel 80286 como el mayor competidor.