Silencioso en el set | Documental expone serie de abusos en producciones de Nickelodeon

El documental Silencio en el set: El lado oscuro de la televisión infantil arrojó nuevo combustible a una de las historias más escabrosas del entretenimiento reciente. En cuatro capítulos, la serie Discovery, aún inédita en Brasil, pero disponible en el servicio de streaming Max en Estados Unidos, se centra en casos de abuso y acoso que involucran a menores entre bastidores de programas de televisión infantiles entre finales de los años 1990 y principios de los años 2000.

En el centro, como era de esperar, está Dan Schneider, el todopoderoso productor de Nickelodeon y gran nombre detrás de los exitosos programas del canal como Icarly, Kenan y Kel, drake y josh, Zoey 101 y varios otros. Ya había sido expuesto en 2018, cuando dejó Nickelodeon y ahora su nombre vuelve a ser mencionado en revelaciones aún más serias, a partir de declaraciones de los actores involucrados en las producciones.

El documental estrenado el 17 de marzo reavivó las polémicas en torno al ejecutivo, principalmente al dar más detalles sobre el ambiente tóxico detrás de escena de las producciones infantiles y juveniles de Nickelodeon entre finales de los 90 y principios de los 2010. Con varios testimonios de artistas que visitaron el canal durante este Periodo y relatos de otros profesionales que vieron mucho, las situaciones descritas conmocionaron al mundo.

Atención: el texto contendrá descripciones y menciones de casos de maltrato psicológico y acoso sexual infantil.

El favorito

Amanda Bynes (La mentira) es citado como uno de los favoritos de Schneider. En una escena que volvió a circular en las redes sociales tras la publicación de Silencio en el setaparece en traje de baño en una bañera junto al productor, completamente vestida, durante la grabación de una escena de El show de Amanda, protagonizada por la actriz. En ese momento ella tenía 16 años.

La creación de una serie con su nombre tendría que ver precisamente con la preferencia de Schneider por Bynes, que también implicó encuentros individuales e incluso un intento de emancipación. Si bien otros miembros del elenco no citan casos de acoso que involucren a los dos, la actriz supuestamente intentó mudarse con el productor y su esposa después de huir de casa, alegando abuso moral por parte de sus padres biológicos.

Como explica la serie Max, la emancipación no sólo permitiría a Bynes y Schneider pasar más tiempo juntos, sino que también le permitiría a ella estar libre de las leyes estadounidenses que regulan el trabajo infantil. De esta manera, podría pasar más horas en el set y grabar más episodios por día si el intento hubiera tenido éxito, lo cual no fue así.

El patrón de manipulación en un intento de separar a los niños actores de sus padres, tutores y amigos es citado como común por diferentes miembros del elenco y las producciones dirigidas por Schneider. Angélique Bates (shirley), por ejemplo, habló de cómo los miembros del equipo la animaron a no hablar del abuso que sufrió por parte de sus padres, quienes tampoco recibieron intervención cuando actuaban así en el set de filmación.

Uno de los primeros casos de este tipo salió a la luz en 2022, cuando Jennette McCurdy (Sam de Icarly — reveló que Nickelodeon le ofreció 300.000 dólares para que no revelara públicamente lo que presenció en los sets de grabación de Icarly y otras producciones del canal. La protección involucraría a un “Creador”, cuyo nombre no aparece revelado en el libro de la actriz, Me alegro de que mi mamá haya muertopero entendido como Schneider.

Se le describe como alguien con dos caras, una “generosa y llena de elogios” y la otra “controladora y aterradora”. En la publicación, también describe cómo despidió sumariamente a los trabajadores que cometieron errores menores durante las producciones y una cena para celebrar el lanzamiento de Sam y gatoen el que el creador supuestamente animaba a menores de 21 años a beber alcohol, los tocaba sin autorización y ofrecía masajes a las actrices infantiles.

Las revelaciones dieron lugar a una de las primeras investigaciones de Nickelodeon sobre la conducta de Schneider, a quien se le prohibió trabajar con niños. En su momento negó este hecho y afirmó que el cambio en su rutina de trabajo se debió a la cantidad de producciones a su cargo, lo que lo llevó a dedicar menos tiempo a los sets de filmación, pasando a trabajar más en su oficina.

Lobo entre corderos

Otro caso grave mencionado a lo largo de los capítulos de Silencio en el set implica la presencia de un depredador sexual como asistente de producción de series como Todo lo que Es El show de Amanda. En el documental, una mujer cuya identidad se mantuvo en reserva cuenta cómo su propia hija de 11 años fue abusada por Jason Handy, quien le dio una foto de él mismo en actos sexuales. La historia también incluye besos con una niña actriz que solo tenía nueve años y muchos intentos de entablar amistad con el elenco de niños.

Handy fue arrestado en 2003, acusado de tener relaciones sexuales con una niña de 14 años. En su domicilio, la policía encontró miles de imágenes de pornografía infantil, incluido contenido explícito, y un diario en el que el profesional admite ser pedófilo. En una de las entradas, afirma que no tendría ninguna dificultad si necesitara a alguien a quien abusar sexualmente.

En su momento, fue sentenciado a seis años de prisión y pasó a formar parte de un registro nacional de delincuentes sexuales. Sin embargo, en 2014 fue arrestado nuevamente, esta vez en el estado estadounidense de Carolina del Norte, acusado de tres nuevos cargos de actos sexuales con menores.

Otro extracto de Silencio en el set que se ha compartido masivamente en las redes sociales involucra al actor Drake Bell (Corazones del Reino III). Protagonista de la serie que llevaba su nombre, drake y josh, afirma haber sido abusada sexualmente por Brian Peck, quien trabajó como director de diálogos en diferentes series de Nickelodeon. De nuevo se habla de un patrón de abusos, desembocando el acercamiento profesional entre ambos también en su vida personal.

Bell afirma que Peck se propuso convertirse en una parte integral de su vida, invitándolo a viajar, participando en sus espectáculos e incluso dándole la bienvenida a casa para fiestas de cumpleaños u ocasiones sociales; también llevaba y recogía al actor en el trabajo, ya que todavía no podía conducir en ese momento. Los abusos comenzaron cuando Bell tenía 15 años.

El actor también afirma sentirse atrapado y asfixiado por el hombre de 41 años, que parecía tener el control de su vida y su carrera, siendo cualquier tipo de resistencia castigada con la pérdida de lo conseguido hasta el momento. Irónicamente, afirma que la única persona con la que podía contar en esos momentos era el productor Dan Schneider; en uno de los momentos más tristes, cuenta cómo el abusador recibió apoyo de celebridades y ejecutivos del canal, mientras que él solo estuvo acompañado por su propia familia durante las deposiciones.

Peck fue arrestado en agosto de 2003 acusado de abuso infantil durante un período de seis meses. Al año siguiente, fue sentenciado a un año y cuatro meses de prisión y se convirtió en miembro permanente de un registro de delincuentes sexuales. Bell fue uno de los testigos del caso, pero en ese momento se preservó su identidad.

El otro lado

En un comunicado sobre los casos que involucran a Bell, Nickelodeon afirma que sus representantes están entristecidos y consternados por el trauma que tuvo que soportar mientras trabajaba en las producciones del canal. La emisora ​​​​también dijo que apoya que historias como esta salgan a la luz y admira la valentía de quienes hablaron en el documental.

Dan Schneider también publicó una respuesta en video a las acusaciones hechas en Silencio en el set. No niega ni acepta las acusaciones, pero dice que debe una buena disculpa a algunas personas involucradas en las producciones, quienes pudieron haberse sentido incómodas o atacadas por las bromas que hizo en los sets de filmación.

Calificó su propio comportamiento como vergonzoso y dijo que lo lamenta, al tiempo que citó el incidente entre Peck y Bell como el momento más oscuro de su carrera. Por otro lado, también afirmó que es un productor exigente y que no tiene pelos en la lengua, algo que puede haber sido visto como intimidante por actores y miembros del equipo.

Respecto a las sugerentes escenas que involucran a niñas actrices y encuentros personales sospechosos, Schneider dijo que en las grabaciones siempre estuvieron presentes padres, tutores, psicólogos y especialistas para garantizar la seguridad de los involucrados. Mientras tanto, todos los guiones y el respectivo vestuario fueron aprobados por la junta directiva de Nickelodeon, quienes, según él, habrían descartado cualquier signo de comportamiento inapropiado.

Silencio en el set: El lado oscuro de la televisión infantil Tiene cuatro episodios, pero aún no hay fecha de estreno en Brasil.

Fuente: Con información de Rolling Stone.